La Casa de atrás

anna frank collage El museo de Ana Frank es uno de los más concurridos en los Países Bajos. Recibe más de de 1 millón de visitas por año.

 

Una experiencia sin límites es aquella en que la realidad supera la ficción y que hoy quiero compartirles. Estoy frente a una casa de la que alguna vez leí en un libro: El museo de Ana Frank, reviviendo las escalofriantes palabras relatadas por una niña en un diario que pudiera ser acerca de historias de amor, alegría, amigos, las aventuras de la adolescencia; pero que termina siendo un trayecto de reflexión acerca de la guerra, de las decisiones de otros que nos involucran a todos en cualquier época de la vida. Está allí para recordarnos lo que implica la humanidad misma en un mundo de diferencias.

Esta es una de las historias más profundas y sobrecogedoras acerca de la segunda guerra mundial. Leer el diario de Ana Frank e imaginarlo en la comodidad de nuestra sala, el parque o la computadora, no se compara con presenciar, sentir y vivir las experiencias de Ana, reconociendo que nada puede compararse a soportar esa dura prueba.

La experiencia del museo nos acerca bastante a hacernos una idea de lo que vivieron estas personas y a cuestionarnos acerca del rol que desempeñamos diariamente en nuestra sociedad.

Foto/Postal del Museo de Ana Frank

Desde que entras y observas la primera frase en letras grandes sobre la pared: “I know what I want, I have a goal, I have opinions, a religion and love“,(Sé lo que quiero, tengo una meta, opiniones, una religión y amor), un aire helado sube por tus venas.

Las foto de Ana, a quien considero una heroína acompañan la frase e impregnan la visita en una cadena de sentidos con cada paso. Podrás observar objetos originales de “los escondidos” en la casa de atrás, como se conoce el lugar de refugio ahora museo, ubicado sobre el canal Prinsengracht en la calle Westermarkt 20 de Amsterdam.

El edificio solía ser una fábrica con oficinas.  Durante la visita podrás ver algunos elementos de la época entre ellos una máquina de escribir, cartas y telegramas. Después, hay que subir por unas escaleras bastante estrechas que están ubicadas detrás de la falsa biblioteca, que unía la casa con el “anexo secreto” , una pequeña casa donde ocho personas, incluida Ana, ingresaron en 1942, e hicieron de ésta su escondite, hogar e infierno durante más de dos años.

Mi corazón iba a millón cuando empecé a caminar por esa madera chirriante, podía sentir cada una de sus palabras, cuando describe que todos los días a las 8:00 de la mañana deben quedarse quietos casi sin poder respirar, porque no pueden dejar que los trabajadores de la fábrica que está en el piso de abajo- propiedad de su familia- se enteren de que están escondidos allí.

Es sorprendente descubrir  que no se trata de un solo diario, hay varios de ellos ubicados en el área final del museo; los fragmentos de los textos y  las fotos de la niña que no se imaginó que miles de generaciones leerían sus palabras y se convertiría en un testimonio palpable de una realidad que consumió al mundo.

Otro lugar interesante es el ático, pues allí la pequeña dio su primer beso a Peter, un joven que pertenecía a la familia Van Pels, quienes vivían en el mismo escondite. En el cuarto de Ana puedes ver pegados en las paredes, recortes de sus estrellas de cine favoritas y otras postales.  Al final del recorrido encontrarás una fotografía de Otto, su padre y único sobreviviente de la tragedia. Fue tomada por Arnold Newman, el día de la inauguración de la casa como museo  en el año 1960.

El anexo secreto está ubicado detrás de una falsa biblioteca.

Después de dos horas de ver habitaciones, papeles y cuadernos, es innegable que esta es una de las experiencias más educativas y humanas que podemos vivir. Durante el recorrido puedes escuchar apartes del libro,  ver entrevistas que se filmaron años después a algunas de las personas que  conocieron a Ana y de su paso por los campos de concentración.

 Las entradas las puedes conseguir directamente en el sitio web oficial http://www.annefrank.org. Este es uno de los museos más visitados en Amsterdam , durante 2017, recibió 1.266.966 visitantes. La agenda es bastante apretada, así que no olvides comprar tus entradas con tiempo. Te recomiendo que leas el libro con anterioridad así podrás tener  una visión  más profunda de esta experiencia.

Andrea Delgado.