Cuarentena 020

La pandemia ha cambiado nuestra forma de vivir y relacionarnos.

Hoy completo 43 días en total aislamiento. Antes de que decidieran la “cuarentena voluntaria” que actualmente vivimos en los Países Bajos, me encerré. Comenzaba a tener gripa y las noticias de todos lados inundaban internet.

Han sido días muy repetitivos en los que me he dedicado a leer, estudiar y explorar series de Netflix. Esta es una de esas situaciones que nos recuerdan que no tenemos el poder de cambiar las órdenes naturales. Es bueno reconocer la fragilidad de esa humanidad que llevamos a cuestas.

La gente tiene diversas reacciones sobre esta crisis: algunos se lo han tomado con responsabilidad, otros, hacen caso omiso a lo que pasa. Hay personas que a este punto se consideran expertos en el tema y otros desinforman con las noticias falsas. El pánico abunda, así como los memes, las teorías conspirativas e increíblemente los agnósticos que aseguran que el Coronavirus no es una enfermedad real.

CAOS UNIVERSAL

El mundo entero en aislamiento.

Las emociones van y vienen como una montaña rusa a punto de descarrilarse. El numero de muertos a la fecha suma más de 180.000 en el mundo, Estados Unidos a la cabeza con 46.785; España 21.717 decesos y los Países Bajos 4054. (estadísticas tomadas a día de hoy en el portal del periódico holandés NOS LIVE, “basado en los informes oficiales de la Universidad Johns Hopkins (basada en OMS, CDC, ECDC, NHC y DXY) “. )

Mientras los contagios se multiplican, casos trágicos han ido sucediendo en el mundo, como el del Ministro de Finanzas en Alemania que se suicidó porque no soportó la presión de lo que estaba pasando ” , la xenfobia que ha explotado con todo su esplendor hacia los asiáticos , o los actos violentos en Colombia contra el personal médico. Algunas personas también han sido protagonistas de eventos bochornosos e irresponsables como el de toser en la cara a otras. En fin, el virus saca lo mejor y lo peor de cada uno y es eso en realidad de lo que quiero hablarles hoy.

MODO HUMANO ACTIVO

Si bien es cierto, es un momento de tensión, también es aquel que sacará a la luz quien realmente eres, lo que tienes para aportar y como lidias y te comportas ante la situación. Nadie estaba preparado para este cataclismo como para ninguno de los que suceden en la tierra, pero precisamente debemos enfrentarlo con prudencia, manteniendo la calma y siendo coherentes. De nada sirve salir a la ventana y aplaudir al personal médico y horas más tarde renegar porque viven en el mismo edificio, abuchearlos o discriminarlos por miedo a un supuesto contagio.

Cuantos de nosotros por ejemplo, hemos utilizado este momento para una reflexión más profunda acerca de lo que estamos haciendo en nuestras vidas, ¿a cuantas personas hemos ayudado?, o ¿hemos pedido ayuda?, si es el caso. ¿Hemos tenido tiempo de valorar lo que es realmente importante, agradecido por lo poco o mucho que tenemos?, o ¿nos hemos incentivado a dar un giro a nuestra vida espiritual?. ¿Cuánto de aquellas creencias que tenemos son erróneas, estoy siendo un individuo de paz o de violencia?.

LAS BUENAS NOTICIAS

También han surgido muchas noticias agradables en este momento. Algunas personas han unido esfuerzos para ayudar. En mi ciudad, un grupo de expatriados creó un movimiento para hacer la compra y llevarla hasta la casa de ancianos, personas vulnerables y todo aquel que en este momento lo necesitara. En un par de horas, cientos de personas compartían sus mensajes creando una red solidaria en este tiempo de crisis. Otras personas han hecho mascarillas desde sus propias casa para compartir con quienes no tienen. De eso se trata, de compartir con el otro, de ser esa luz para el que anda en oscuridad. 

¿QUÉ HACEMOS AHORA?

Un buen consejo en este momento es no dejarse agobiar ante las noticias, vienen de todos lados y pueden haernos delirar. Ocupar nuestra mente en otras actividades. Descansar, dormir, aprovechar este momento para retomar aquello que por nuestras labores no hemos podido hacer. Y por encima de tratar de estar en paz con su familiar, amigo o vecino, abastecerse de lo necesario sin exagerar y vivir cada día con calma y paciencia. Si usted todavía no ha hecho alguna obra por alguien más, qué etá esperando, este es el momento, comparta algo de comida, ropa o una llamada, comparta tiempo, amor y cariño que es aún más poderoso que el mismo dinero.